Suscríbete

Nuestro Blog

12 de abril Por Cursalab comentario

Consejos para fomentar la resiliencia en tu organización

Según un estudio realizado finalizando el 2020 a nivel Latinoamérica sobre “Gestión emocional y resiliencia ante el COVID-19”, se plantearon preguntas sobre ¿cómo afecta el COVID-19 a nuestras vidas? ¿Qué emociones nos invaden? ¿Con qué recursos resilientes contamos? Y, si bien en un primer plano, esto parece ir ligado directamente a un punto sumamente interno de la persona, afecta directamente en el desarrollo de sus actividades, dentro de ellas las del plano laboral. ¿Por qué? Porque uno de los primeros y únicos lugares a los que sale una persona (si en verdad se cuida a conciencia) es a su centro de trabajo. En el estudio mencionado, se encontró que, dentro de lo que necesitamos desarrollar, se encuentran recursos resilientes como: pedir ayuda al entorno cercano, perseverancia y el manejo de emociones negativas como el medio y la ansiedad.

Como empleadores, ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestros colaboradores?

Preocupados en los tres ejes centrales de lo que engloba la salud (parte física, social y mental), CursaLab te brinda consejos para que puedas gestionar y ayudar a tus colaboradores para que sigan creciendo como empresa:

  1. Identifica grupos de mayor vulnerabilidad psicológica: Dentro de estos están los colaboradores que viven solos y alejados de su familia, madres solteras y el grupo vulnerable que hace trabajo remoto o que aún no se ha reincorporado a labores.
  2. Prioriza la salud y seguridad: Nuestra naturaleza se basa en el control que podemos ejercer y, conservar la sensación de seguridad, contribuye a manejar los niveles de ansiedad, estrés y depresión que son propias de esta situación
  3. Monitorear la forma en cómo trabajamos: El plano laboral definitivamente ha cambiado, desde el escenario hasta la forma de gestionar los equipos de trabajo; por ello, debemos priorizar los riesgos ergonómicos y psicosociales para identificar aquellos riesgos que pueden estar pasando desapercibidos.
  4. Gestión de riesgos: De nada sirve sólo identificar el riesgo si no hacemos nada por solucionarlo. Reforzar la parte espiritual de las personas contribuye a la tranquilidad y sosiego. Gestionar esto sobre nuestros colaboradores generará un efecto rebote que llegará primero a la familia y luego a la comunidad.

EL PLUS:

Se lo más realista posible, no prometas aquello que no puedes cumplir para que no pongas en juicio la credibilidad de tu gestión de equipo ni de empresa. Habla con lo real y con hechos concretos que conlleven un lenguaje positivo, con acciones de mejora mediante el compromiso de todos.

Se habla bastante de las afecciones por el COVID 19 en la parte física pero una segunda pandemia que estaba pasando oculta ha salido a flote: La salud mental sin duda es un tema preocupante. El entender a nuestros colaboradores como sujetos que interactúan en distintos escenarios ayudará a que podamos contribuir al desarrollo pleno de todas las habilidades necesarias para el beneficio personal y como equipo.