Suscríbete

Nuestro Blog

21 de marzo Por Cursalab comentario

Home Office: La resistencia de nuestras actividades gracias a la transformación digital

Absolutamente nadie a manera internacional desconoce los últimos acontecimientos en torno al peligro que corre nuestra salud frente a la sobreexposición social. La gran mayoría de puestos de trabajo, exceptuando al personal médico, han sido apartados para prevenir la propagación de aquello contra lo que luchamos como sociedad. Pero ¿Desconectarse? Jamás. En esta era de la conectividad total, los beneficios son innegables. Es por ello que, atravesando o no una crisis, los métodos de trabajo o estudio remoto van a la total vanguardia. 

Los limitados espacios, la necesidad de talento humano, la autogestión de tiempos y el nivel de responsabilidad personal elevan la opción de convertir no solo a los trabajos a realizar actividades desde casa, sino también un adecuado plan de estudio a manera eLearning puede funcionar a manera remota, así como los brindados por CursaLab, si se mantiene buenos estándares de calidad al momento de desarrollar la dinámica. 

ALGO INCUESTIONABLE: 

La tecnología ha desplazado a la palabra “trabajo” tal cual la conocemos, ha alivianado la carga laboral, no solo facilitando procesos, sino quitándole la etiqueta de “carga pesada” e incluso llegando confundirla con nuestro tiempo libre. Además, la suma de las nuevas generaciones al campo laboral implica también una reestructuración del sistema y, el trabajo desde casa, es uno de los mayores atractivos de las nuevas empresas. 

Definitivamente, para que un colaborador pueda realizar este tipo de actividades, la cultura laboral debe ser la más adecuada. Hay 3 puntos importantes para trabajar en cuanto a cultura laboral si queremos integrar el sistema home office: 

  • Mentalidad abierta: Si bien la idiosincrasia se involucra demasiado al momento de establecer un horario de home office, es necesario también borrar de la mente de los líderes el chip de “el mejor empleado es el que pasa más horas en el oficina”. 
  • Generar confianza y responsabilidad: Involucrar a todo el personal en el cumplimiento de indicadores va mucho más allá de simplemente comunicárselos; involucra comprometer al colaborador, hacer que se adueñen de la meta de la empresa y se sientan responsables de ellas es un factor fundamental para generar esta flexibilidad.
  • Interesarse por el lado humano: Puede considerarse que a veces el colaborador desde casa es considerado como un proyecto – entrega acordado ya que no hay horarios ni espacios físicos. Integrar a colaboradores remotos en el desarrollo de actividades para potenciar la estima con la empresa, potenciará el clima y cultura y elevará los estándares de calidad y referencia interna. 

HOME OFFICE PARA LA MOTIVACIÓN Y EFICIENCIA ORGANIZACIONAL

Las personas, al desempeñarse en distintos escenarios (social, laboral, personal, familiar), suelen agregar cierta complejidad al mundo de las organizaciones debido a la dificultad que implica mantenerlas felices en sus puestos y con la organización, con altos niveles de eficiencia. Por ello, el área de Recursos Humanos gestiona variables externas a través de atraer, asegurar, mantener y desarrollar al trabajador mediante los sistemas de retribución. Estos deberán ser planteados de acuerdo con la diversidad humana y las nuevas tendencias, estando prestos a identificar nuevos factores que cumplan con estos requisitos que generarán bienestar e incentivarán la motivación y productividad.

Por ello, el modelo Home Office está catalogado como la mayor fuente de motivación y eficiencia. Primero, porque es una fuente de bienestar de fácil percepción por parte de las personas al mejorar la calidad de vida (necesidades primarias de toda persona). Segundo, por reforzar los canales comunicativos, estima laboral, unir generaciones y mezclar competencias como responsabilidad y autogestión de tiempos. En ambos casos, impactando positivamente en una mejor cultura organizacional.