Suscríbete

Nuestro Blog

16 de diciembre Por Cursalab comentario

Service Design. De la consultoría a la co creación

Service Design (o diseño de servicios) es un término que ha ganado mayor relevancia desde que la innovación y el diseño dejaron de estar enfocados únicamente en los productos, para concentrarse en el servicio completo. Tomar un taxi a través de una aplicación o comprar un café son dos tipos de servicios que podemos encontrar fácilmente, por ejemplo; el primero es inmaterial y el otro material.

Aunque parece difícil de entender, resumimos el Service Design de la siguiente manera: vas a un circo y te sientas en una butaca junto a tu familia. Ves cómo los malabaristas empiezan con el show, mientras que los acróbatas van de aquí para allá balanceándose con las sogas y con los ilusionistas haciendo lo propio junto a los escapistas. Después de ver el evento, se te permite ingresar a través de las bambalinas y descubres que toda la producción requiere el trabajo de decenas de personas (operadores, técnicos, encargados de las luces, escenografía, maquillaje, etc.), a quienes no viste por estar disfrutando la experiencia.

Así funciona, en términos sencillos, el Service Design.

Según la firma norteamericana Nielsen Norman Group, que se encarga de brindar consultorías de interfaz de usuario y experiencia de usuario: “El diseño de servicios es la actividad de planear y organizar los recursos de una empresa para mejorar directamente la experiencia de los empleados e indirectamente la de los clientes”.

Desde el punto de vista de las empresas, se debe mapear todo el recorrido que lleva a cabo un usuario a la hora de usar un servicio, teniendo en cuenta a los colaboradores que participan en el viaje. Asimismo, también hay que ver en qué momento puedes interactuar con él, aunque siempre dependerá del negocio en sí.

Sumado a esto, el Service Design se basa en la innovación y el diseño, puntos que se mantienen en constante cambio, puesto que también -como empresa- debemos escuchar a nuestros públicos y ofrecer experiencias personalizadas para cada uno, dependiendo de sus necesidades.

En ese sentido, a la hora de diseñar un servicio o una solución, hay que considerar los comentarios de los usuarios. No solo con un Focus Group, lo cual es una forma tradicional de consultoría, sino también tener en cuenta al cliente como un advisor o tutor, un ente parte del proceso creativo de diseño de un servicio.

Con esto, las empresas y los usuarios terminan co-creando, y personalizando, un servicio que podría terminar siendo más cercano y disfrutable para un público en específico. En el caso de que estés interesado en saber más sobre el Service Design o quieras digitalizar todo tu contenido, puedes contactarte con nosotros a través de esta dirección. En Cursalab podrás recibir una personalizada aplicación multiplataforma (mobile y web) para que tus colaboradores se capaciten, así como también la digitalización de todo tu contenido textual que poseas (del texto al video, ilustración o audio).